Pages Navigation Menu

Online Resource Center

La Gloria de la Creación Parte 2

La Gloria de la Creación Parte 2

La Gran Misión del Padre de Gloria – 3b

 

DESCRIPCIÓN

En esta sesión hablamos acerca de la gloria de la creación de Dios como es descrita en varios pasajes clave de la Biblia, y discutimos el proceso por medio del cual el Señor hizo todas las cosas, especialmente los cielos y la tierra como el escenario del gran drama de la redención.

Play

NOTAS

El contenido de las notas de esta enseñanza se encuentra abajo en formato parcial. Si desea ver las notas en formato completo, 

Descargue las “La Gloria De La Creación” Notas.

LA GLORIA DE LA CREACIÓN

INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN

A.    Nuestra meta principal en esta sesión es contemplar la gloria de la creación, la cual fue creada recientemente, con el propósito de fortalecer nuestra fe y esperanza de que será totalmente restaurada en el siglo venidero, conforme a su perfección original.

Hch. 3:20-21Jesús, el Cristo designado de antemano para ustedes, 21 a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos.

B.    Como ya hemos hablado, Génesis es el fundamento de todo, incluyendo el Evangelio. Si no estamos 100% convencidos acerca de la verdad absoluta de este libro, no estaremos 100% convencidos acerca de la verdad absoluta del resto de la Biblia, y por lo tanto no tendremos una esperanza segura de que toda la creación será restaurada a su gloria original.

C.   Históricamente, tanto el relato de la creación (Gen. 1-2) como el del Diluvio en los días de Noé (Gen. 7-8) han sido los dos eventos bíblicos más atacados tanto por el Diablo como por el hombre. La razón para esto es muy simple: si Génesis es verdad, entonces el  resto de la Biblia es verdad y por lo tanto todo lo que dice acerca del castigo del Diablo y de los hombres rebeldes que no se arrepientan, es verdad, haciéndonos responsables ante Aquel que creó todas las cosas.

D.   La teoría de la evolución ha sido uno de los medios principales que el enemigo ha utilizado para atacar Génesis. Tristemente esta falsa doctrina de demonios se ha infiltrado a la Iglesia a lo largo de los años, afectando grandemente la fe de muchos, dando como resultado un método “liberal” en lugar de “literal” para ver y entender las Escrituras.

E.    Esta mentira de la evolución es el fundamento de la cosmovisión occidental moderna. Pudiéramos decir que esta es la religión oficial financiada por el Estado aquí en Norteamérica, con la cual millones de niños y jóvenes han sido indoctrinados por las pasadas décadas a través del sistema educativo nacional.

F.    En una próxima sesión veremos más acerca de esta teoría y cómo fue que surgió.

LA GLORIA DE LA CREACIÓN

LA GLORIA DE LA CREACIÓN

A.    A Dios le encanta construir. El deseaba un lugar en el cual disfrutar de eterna comunión con sus hijos e hijas creados a su imagen. El deseaba un lugar en el cual pudiéramos escucharlo cantar y verlo danzar con gran gozo y alegría, un lugar para estar con El para siempre.

Sof. 3:17  El SEÑOR tu Dios está en medio de ti, guerrero victorioso; se gozaráen ti con alegría, en su amor guardará silencio, se regocijarápor ti con cantos de júbilo.

Ap. 21:3  Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y El habitaráentre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estaráentre ellos.

B.    Por esta razón Dios construyó (creó) una casa llamada los cielos y la tierra.

Gen 1:1, 31; 2:8; 3:8 En el principio creó Dios los cielos y la tierra 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día. 2:8 Y plantóel SEÑOR Dios un huerto (jardín) hacia el oriente, en Edén; y puso allíal hombre que había formado. 3:8 Y oyeron al SEÑOR Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día

C.   La Biblia compara los cielos y la tierra con una casa de varios niveles y con varias recámaras o aposentos. Los cielos son la recámara alta y la tierra es la recámara baja de su gran casa.

Amo. 9:5-6  El Señor, DIOS de los ejércitos: el que toca la tierra, y ésta se derrite, y se lamentan todos los que en ella habitan, sube toda ella como el Nilo y mengua como el Nilo de Egipto; 6 el que edifica en los cielos sus altos aposentos, y sobre la tierra ha establecido su bóveda (expansión, Gen.1:8); el que llama a las aguas del mar y las derrama sobre la faz de la tierra: el SEÑOR es su nombre.

D.   Los cielos son comparados a una cortina o tienda. Cuando Dios creó los cielos, los extendió como una tienda dentro de la cual habría de vivir, y dentro de esa gran tienda/casa, en la parte baja, se encuentra también la tierra.

Isa. 40:22 El es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; El es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar.

Isa 45:12  Yo hice la tierra y creé al hombre sobre ella. Yo extendílos cielos con mis manos, y di órdenes a todo su ejército.

E.    ¿Pero cómo ocurrió todo esto? Génesis 1:1-10 nos da una descripción de lo que el Señor hizo al establecer los cielos y la tierra como su gran casa.

Gen 1:1-10 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba sin orden (sin forma) y vacía (sin plantas, ni animales, ni seres humanos), y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas (el abismo lleno de aguas y cubierto de tinieblas/oscuridad). 3 Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 5 Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día. 6 Entonces dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas (un espacio dentro del cual se mueve la luz). 7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansió(Sal. 104:3; 148:4). Y fue así. 8 Y llamó Dios a la expansión cielos (plural, como casi toda la Biblia, a causa de la inmensidad de la expansión). Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día. 9 Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a lo seco tierra (una sola masa de tierra), y al conjunto (singular, un solo cuerpo de agua) de las aguas llamó mares (plural, a causa de la inmensidad del conjunto de aguas). Y vio Dios que era bueno.

Pro. 8:22-31 El SEÑOR me poseyó al principio (Gen.1:1) de su camino (Jesús, la Palabra y sabiduría eterna con la cual Dios creó todas las cosas), antes de sus obras de tiempos pasados. 23 Desde la eternidad  (desde siempre) fui establecida, desde el principio, desde los orígenes de la tierra. 24 Cuando no había abismos fui engendrada, cuando no había manantiales abundantes en aguas. 25 Antes que los montes fueran asentados, antes que las colinas, fui engendrada, 26 cuando El no había hecho aún la tierra y los campos, ni el polvo primero del mundo.  27  Cuando estableciólos cielos, allí estaba yo; cuando trazóun círculo sobre la faz del abismo, 28 cuando arriba afirmó los cielos, cuando las fuentes (aguas) del abismo se afianzaron, 29 cuando al mar puso sus límites para que las aguas no transgredieran su mandato, cuando señaló los cimientos de la tierra, 30 yo (Jesús) estaba entonces junto a El (Dios Padre), como arquitecto; y era su delicia (emociones del Padre sobre Jesús durante la creación) de día en dí(los siete días de la creación), regocijándome en todo tiempo en su presencia, 31 regocijándome en el mundo, en su tierra, y teniendo mis delicias con los hijos de los hombres (motivo de Dios al crearnos).

Job 26:7-10 El extiende el norte sobre el vacío, y cuelga la tierra sobre la nada10 Ha trazado un círculo sobre la superficie de las aguas, en el límite de la luz y las tinieblas.

Sal. 148:3-4  Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas luminosas. 4 Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos.

2 Ped. 3:5  Pues cuando dicen esto, no se dan cuenta de que los cielos existían desde hace mucho tiempo, y también la tierra, surgida del agua y establecida entre las aguas por la palabra de Dios

Sal. 33:6-7  Por la palabra del SEÑOR fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca. 7 El junta las aguas del mar como un montón; pone en almacenes los abismos.

F.    Aquí podemos ver una representación visual de cómo ocurrió todo esto. Es importante aclarar que esto es solo una representación, pero creemos que es lo más cercano a la descripción bíblica.

1.    Verso 2 – Primero sólo había un gran abismo de aguas cubierto de oscuridad sobre el cual se movía el Espíritu Santo. Este fue como “el lienzo” sobre el cual Dios pintó los cielos, la tierra y todo lo que hay en ellos.

2.    Versos 3-5 – Luego el Señor creó la luz, la cual fue llamada día, y separó o distinguió la luz de las tinieblas con el fin de establecer el periodo literal de 24 horas llamado día.

3.    Versos 6-8 – Luego Dios creó una expansión para hacer una separación entre las aguas del abismo, al “trazar un círculo” (Pro. 8:27; Job 26:10) sobre la superficie del abismo lleno de aguas. Entonces surgieron aguas “sobre” la expansión y aguas “debajo” de la expansión. Luego el Señor “extendió” (Isa. 40:22) la expansión (singular) y la llamó “cielos” (plural) a causa de su inmensidad.

4.    Versos 9-10 – Finalmente el Señor junto en “un lugar” (singular) las aguas que estaban “debajo” de la expansión a las cuales llamó mares (plural) a causa de su inmensidad, e hizo que apareciera “lo seco” a lo cual llamó tierra.

5.    Verso 1 – El resultado final fue el establecimiento de los cielos y la tierra como una sola realidad “unida” dentro de la cual habita el Señor mismo (Isa. 40:22). Este es el fundamento de la cosmovisión bíblica.

G.   Como podemos ver, la descripción bíblica de la creación es muy simple pero profunda al mismo tiempo. Este fundamento es muy importante para poder entender correctamente el resto de la Biblia. Tener un entendimiento básico de como son realmente los cielos y la tierra es como entender las dimensiones de una cancha de futbol o baloncesto, lo cual nos ayuda a jugar bien el gran deporte de anunciar el evangelio.

Hch. 17:24-31  El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay , puesto que es Señor del cielo y de la tierra (Pablo anunció el evangelio dentro del contexto de los cielos y la tierra=cosmovisión bíblica), no mora en templos hechos por manos de hombres , 25 ni es servido por manos humanas, como si necesitara de algo, puesto que El da a todos vida y aliento y todas las cosas; 26 y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado sus tiempos señalados y los límites de su habitación, 27 para que buscaran a Dios, si de alguna manera, palpando, le hallen, aunque no está lejos de ninguno de nosotros; 28 porque en El vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de sus mismos poetas han dicho: “Porque también nosotros somos linaje suyo.” 29 Siendo, pues, linaje de Dios (creados a su imagen), no debemos pensar que la naturaleza divina sea semejante a oro, plata o piedra, esculpidos por el arte y el pensamiento humano. 30 Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan, 31 porque El ha establecido un dí(el Día del Señor) en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarle de entre los muertos.

Lc. 10:21 En aquella misma hora El se regocijó mucho en el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios y a inteligentes (los misterios del evangelio del Reino), y las revelaste a niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado. 

LA GLORIA DE LOS CIELOS

LA GLORIA DE LOS CIELOS

A.    En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea para cielos está siempre en plural con la excepción de seis ocasiones en donde se refiere al cielo de los cielos como el lugar donde se encuentra la morada de Dios (el templo celestial). Por varias razones de las que hablaremos luego, la mayoría de las traducciones de la Biblia la han traducido en singular, “el cielo”. En una próxima sesión veremos como la cosmovisión griega ha alterado totalmente verdad acerca de lo que son los cielos al describirlos, en el sentido “espiritual”, como una atmósfera inmaterial separada del mundo, y en lo “natural” como “el cielo” azul que vemos desde la tierra.

B.    Pero como ya hemos dicho, la Biblia describe “los cielos” en plural, como siendo “la expansión” singular en medio de las aguas. También nos dice que tanto Dios como las aves, la lluvia, la nieve, etc., moran en estos cielos, solo que Dios vive en la región más alta, el cielo de los cielos. Por eso El es llamado continuamente el Dios “Altísimo”.

Gen 14:18  Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; él era sacerdote del Dios Altísimo.

Num 24:16  Oráculo del que escucha las palabras de Dios, y conoce la sabiduría del Altísimo; del que ve la visión del Todopoderoso, caído, pero con los ojos descubiertos.

Deu 32:8  Cuando el Altísimo dio a las naciones su herencia, cuando separó los hijos del hombre, fijó los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel.

Sal. 7:17  Daré gracias al SEÑOR conforme a su justicia, y cantaré alabanzas al nombre del SEÑOR, el Altísimo.

Sal. 46:4  Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, las moradas santas del Altísimo.

Sal. 47:2  Porque el SEÑOR, el Altísimo, es digno de ser temido; Rey grande es sobre toda la tierra. 

Dan 4:17  ‘Esta sentencia es por decreto de los vigilantes, y la orden es por decisión de los santos, con el fin de que sepan los vivientes que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres, y se lo da a quien le place, y pone sobre él al más humilde de los hombres.’

Mar 5:7  y gritando a gran voz, dijo: ¿Qué tengo yo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te imploro por Dios que no me atormentes.

Lc. 1:32  Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David

Hch. 16:17  Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os proclaman el camino de salvación.

Heb 7:1  Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, salió al encuentro de Abraham cuando éste regresaba de la matanza de los reyes, y lo bendijo.

C.   La expansión en medio de las aguas.

Gen 1:6-9 Entonces dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y llamó Dios a la expansión cielos.

Isa 42:5  Así dice Dios el SEÑOR, que crea los cielos y los extiende (entre las aguas), que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan

Job 9:8 el que solo extiende los cielos, y holla las olas del mar

Sal. 104:2  cubriéndote de luz como con un manto, extendiendo los cielos como una cortina.

Jer. 10:12  El es el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el mundo con su sabiduría, y con su inteligencia extendiólos cielos.

Zac. 12:1  Profecía  de la palabra del SEÑOR acerca de Israel. El SEÑOR que extiende los cielos (el testimonio profético sobre este fundamento), pone los cimientos de la tierra y forma el espíritu del hombre dentro de él, declara

1.    Los cielos revelan la gloria del Señor como el único Dios verdadero y su obra como el Creador y Rey de todo que gobierna la historia soberanamente.

Sal. 19:1-4 Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión (Gen. 1:8) anuncia la obra de sus manos (su identidad como Creador). 2 Un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría. 3 No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz. 4 Más por toda la tierra salió su voz, y hasta los confines del mundo sus palabras

Rom 1:20  Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.

Gen. 1:14 Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años

Mat 2:1-11  Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí, unos magos del oriente llegaron a Jerusalén, diciendo: 2 ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente (en los cielos, como señal de la primera venida del Mesías) y hemos venido a adorarle7 Entonces Herodes llamó a los magos en secreto y se cercioró con ellos del tiempo en que había aparecido la estrella9y he aquí, la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo sobre el lugar donde estaba el Niño. 10 Cuando vieron la estrella, se regocijaron sobremanera con gran alegría. 11 Y entrando en la casa, vieron al Niño con su madre María, y postrándose le adoraron; y abriendo sus tesoros le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra.

Lc. 21:25-27 Y habrá señales (en relación a la segunda venida del Mesías) en el sol, en la luna y en las estrellas (similar a la Estrella de Belén), y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, 26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas. 27 Y entonces verán AL HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE EN UNA NUBE con poder y gran gloria.

Ap. 12:1  Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza

2.    Los cielos como la morada de las aves.

Gen 1:20 Entonces dijo Dios: Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.

Dan 2:37-38  Tú, oh rey, eres rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha dado el reino, el poder, la fuerza y la gloria;  38  y dondequiera que habiten los hijos de los hombres, las bestias del campo o las aves del cielo, El los ha entregado en tu mano y te ha hecho soberano de todos ellos; tú eres la cabeza de oro.

3.    Los cielos como la morada de la lluvia, la nieve, los truenos, etc.

Isa 55:10  Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelven allá sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al sembrador y pan al que come

1Sam 2:10  Los que contienden con el SEÑOR serán quebrantados, El tronará desde los cielos contra ellos. El SEÑOR juzgará los confines de la tierra, a su rey dará fortaleza, y ensalzará el poder de su ungido.

Job 38:29  ¿Del vientre de quién ha salido el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la ha dado a luz?

4.    Los cielos como la morada del sol, la luna y las estrellas.

Gen 1:14-18dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor (el sol) para dominio del día y la lumbrera menor (la luna) para dominio de la noche; hizo también las estrellas. 17 Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

Dt. 4:19  No sea que levantes los ojos al cielo y veas el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, y seas impulsado a adorarlos y servirlos, cosas que el SEÑOR tu Dios ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.

Sal. 8:3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido

5.    Los cielos como la morada actual de Dios.

Gen 19:24  Entonces el SEÑOR hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte del SEÑOR desde los cielos

Gen 28:12-13 Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo (cielos literalmente); y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. 13 Y he aquí, el SEÑOR estaba sobre ella (en los cielos), y dijo: Yo soy el SEÑOR, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia16 Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el SEÑOR está en este lugar y yo no lo sabía. 17 Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.

Deu 4:36  Desde los cielos te hizo oír su voz para disciplinarte; y sobre la tierra te hizo ver su gran fuego, y oíste sus palabras de en medio del fuego.

Deu 26:15  “Mira desde tu morada santa, desde el cielo (cielos), y bendice a tu pueblo Israel y a la tierra que nos has dado, una tierra que mana leche y miel, como juraste a nuestros padres.”

1Rey. 8:30  Y escucha la súplica de tu siervo y de tu pueblo Israel cuando oren hacia este lugar; escucha tú en el lugar de tu morada, en los cielos (porque el templo celestial se encuentra ahora mismo en lo alto de la expansión de los cielos); escucha y perdona.

Job 22:12-14 ¿No está Dios en lo alto de los cielos? Mira también las más lejanas estrellas, ¡cuán altas están! 13 Y tú dices: “¿Qué sabe Dios? ¿Puede El juzgar a través de las densas tinieblas? 14 “Las nubes le ocultan, y no puede ver, y se pasea por la bóveda del cielo.”

Sal. 115:16  Los cielos son los cielos del SEÑOR; pero la tierra la ha dado a los hijos de los hombres.

Sal. 102:19-20 Pues El miró desde su excelso santuario; desde el cielo el SEÑOR se fijóen la tierra, 20 para oír el gemido de los prisioneros, para poner en libertad a los condenados a muerte

Sal. 104:1-5 Bendice, alma mía, al SEÑOR. SEÑOR, Dios mío, cuán grande eres; te has vestido de esplendor y de majestad, 2 cubriéndote de luz como con un manto, extendiendo los cielos como una cortina. 3 El es el que pone las vigas de sus altos aposentos en las aguas; el que hace de las nubes su carroza; el que anda sobre las alas del viento; 4 que hace de los vientos sus mensajeros, y de las llamas de fuego sus ministros. 5 El estableció la tierra sobre sus cimientos, para que jamás sea sacudida.

Isa 63:15 Mira desde el cielo, y ve desde tu santa y gloriosa morada; ¿dónde está tu celo y tu poder? La conmoción de tus entrañas y tu compasión para conmigo se han restringido.

Mat. 3:16-17 Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. 17 Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido.

Ef. 4:9-10 (Esta expresión: Ascendió¿qué significa, sino que El también había descendido a las profundidades de la tierra? 10 El que descendió es también el mismo que ascendiómucho más arriba de todos los cielos (Jesús está en los cielos ahora mismo), para poder llenarlo todo.)

6.    Los cielos de los cielos: la región más alta de la gran expansión de los cielos, el cual es el lugar específico donde se encuentra la morada o el templo celestial de Dios.

Deu 10:14-15 He aquí, al SEÑOR tu Dios pertenecen los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y todo lo que en ella hay. 15 Sin embargo, el SEÑOR se agradó de tus padres, los amó, y escogió a su descendencia después de ellos, es decir, a vosotros, de entre todos los pueblos, como se ve hoy.

1Rey. 8:27 Pero, ¿morará verdaderamente Dios sobre la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener (por la intensidad de su presencia), cuánto menos esta casa que yo he edificado.

Neh 9:6 Sólo tú eres el SEÑOR. Tú hiciste los cielos, los cielos de los cielos con todo su ejército, la tierra y todo lo que en ella hay, los mares y todo lo que en ellos hay. Tú das vida a todos ellos y el ejército de los cielos se postra ante ti.

Sal. 148:1-4  ¡Aleluya! Alabad al SEÑOR desde los cielos; alabadle en las alturas. 2 Alabadle, todos sus ángeles; alabadle, todos sus ejércitos. 3 Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas luminosas. 4 Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos.

Isa 57:15  Porque así dice el Alto y Sublime que vive para siempre, cuyo nombre es Santo: Habito en lo alto y santo, y también con el contrito y humilde de espíritu, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos.

7.    El trono de Dios en los cielos.

2Rey. 19:15  Y oró Ezequías delante del SEÑOR, y dijo: Oh SEÑOR, Dios de Israel, que está(entronado) sobre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra. Tú hiciste los cielos y la tierra.

Sal. 2:4  El que se sienta (en su trono) como Rey en los cielos se ríe, el Señor se burla de ellos.

Sal. 103:19  El SEÑOR ha establecido su trono en los cielos, y su reino domina sobre todo.

Sal. 113:4-6 Excelso sobre todas las naciones es el SEÑOR; su gloria está sobre los cielos. 5 ¿Quién es como el SEÑOR nuestro Dios, que está sentado en las alturas, 6 que se humilla para mirar lo que hay en el cielo y en la tierra?

Sal. 123:1  A ti levanto mis ojos (en oración)¡oh tú que reinas (trono) en los cielos!

Isa 6:1  En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo.

Isa 66:1  Así dice el SEÑOR: El cielo es mi trono y la tierra el estrado de mis pies. ¿Dónde, pues, está la casa que podríais edificarme? ¿Dónde está el lugar de mi reposo?

Ap. 4:2-11vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. 3 Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio4 Y alrededor del trono había veinticuatro tronos5 Del trono salían relámpagos, voces y truenos; y delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios. 6 Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás8 Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir: SANTO, SANTO, SANTO, es EL SEÑOR DIOS, EL TODOPODEROSO, el que era, el que es y el que ha de venir. 9 Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

8.    El templo de Dios en los cielos.

Sal. 11:4  El SEÑOR está en su santo templo, el trono del SEÑOR (dentro del templo) estáen los cielos; sus ojos contemplan, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.

Sal. 28:1-3 A ti clamo, oh SEÑOR (la oración dentro de este marco de los cielos y la tierra, estando el Señor sentado en su trono); roca mía, no seas sordo para conmigo, no sea que si guardas silencio hacia mí, venga a ser semejante a los que descienden a la fosa. 2 Escucha la voz de mis súplicas cuando a ti pido auxilio; cuando levanto mis manos hacia el lugar santísimo de tu santuario. 3 No me arrastres con los impíos ni con los que obran iniquidad, que hablan de paz con su prójimo, mientras hay maldad en su corazón.

Sal. 29:9-10  La voz del SEÑOR hace parir a las ciervas, y deja los bosques desnudos, y en su templo todo dice: ¡Gloria! 10 El SEÑOR se sentócomo Rey cuando el diluvio; sí, como Rey se sienta el SEÑOR para siempre.

Isa 6:1-4 En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo. 2 Por encima de El había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es el SEÑOR de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria. 4 Y se estremecieron los cimientos de los umbrales (del templo) a la voz del que clamaba, y la casa (el templo) se llenó de humo.

Jon 2:4-7 Entonces dije: “He sido expulsado de delante de tus ojos; sin embargo volveré a mirar hacia tu santo templo7 Cuando en mí desfallecía mi alma, del SEÑOR me acordé; y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo templo.

Miq. 1:2-3 Oíd, pueblos todos, escucha, tierra y cuanto hay en ti; sea el Señor DIOS testigo contra vosotros, el Señor desde su santo templo. 3 Porque he aquí, el SEÑOR sale de su lugar (su templo en los cielos), y descenderá y hollará las alturas de la tierra.

Hab. 2:18-20 ¿De qué sirve el ídolo que su artífice ha esculpido, o la imagen fundida, maestra de mentiras, para que su hacedor confíe en su obra cuando hace ídolos mudos? 19 ¡Ay del que dice al madero: “Despierta”, o a la piedra muda: “Levántate”! ¿Será esto tu maestro? He aquí, está cubierto de oro y plata, y no hay aliento alguno en su interior. 20 Pero el SEÑOR estáen su santo templo: calle delante de El toda la tierra.

Heb. 8:1-5 Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, el cual se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 2 como ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, que el Señor erigió, no el hombre. 3 Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual es necesario que éste también tenga algo que ofrecer. 4 Así que si El estuviera sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; 5 los cuales sirven a lo que es copia y sombra de las cosas celestiales, tal como Moisés fue advertido por Dios cuando estaba a punto de erigir el tabernáculo; pues, dice El: Mira, haz todas las cosas CONFORME AL MODELO QUE TE FUE MOSTRADO EN EL MONTE.

Heb 9:23-26 Por tanto, fue necesario que las representaciones de las cosas en los cielos fueran purificadas de esta manera, pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que éstos. 24 Porque Cristo no entró en un lugar santo hecho por manos, una representación del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros, 25 y no para ofrecerse a sí mismo muchas veces, como el sumo sacerdote entra al Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. 26 De otra manera le hubiera sido necesario sufrir muchas veces desde la fundación del mundo; pero ahora, una sola vez en la consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.

Ap. 11:19  El templo de Dios que estáen el cielo fue abierto; y el arca de su pacto se veía en su templo, y hubo relámpagos, voces y truenos, y un terremoto y una fuerte granizada.

Ap. 15:5-8 Después de estas cosas miré, y se abrió el templo del tabernáculo del testimonio en el cielo, 6 y salieron del templo los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino puro y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro. 7 Entonces uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro llenas del furor de Dios, que vive por los siglos de los siglos. 8 Y el templo se llenó con el humo de la gloria de Dios y de su poder; y nadie podía entrar al templo hasta que se terminaran las siete plagas de los siete ángeles.

9.    El tercer cielo: la región más alta de los cielos donde se encuentra el templo y el trono de Dios, junto con el Paraíso.

2Cor. 12:2-4  Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (no sé si en el cuerpo, no sé si fuera del cuerpo, Dios lo sabe) el tal fue arrebatado hasta el tercer cielo. 3 Y conozco a tal hombre (si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe) 4 que fue arrebatado al paraíso, y escuchó palabras inefables que al hombre no se le permite expresar.

a)    La palabra griega que Pablo usa aquí, es la misma palabra que se usa para Edén en la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo Testamento).

b)    Este Paraíso, que incluye el Río de agua de vida  y el Árbol de la vida, será restablecido en la tierra, en la Nueva Jerusalén, cuando Dios venga para vivir nuevamente entre los hombres. Esto es parte de la restauración de todas las cosas (Hch. 3:21).

Gen 2:8-10  Y plantó el SEÑOR Dios un huerto hacia el oriente (hacia el este del Monte de Dios, Eze. 28:14), en Edén (El Paraíso); y puso allí al hombre que había formado. 9 Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. 10 Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos.

Ap. 22:1-3  Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de  fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. 3 Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estaráallí, y sus siervos le servirán.

  • Lc. 23:43 Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.
  • Ap. 2:7 ‘El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.'”

c)    Podemos decir que “los cielos de los cielos” son lo mismo que “el tercer cielo”.

10. Los lugares celestiales – esta frase se traduciría literalmente los “celestiales”, y es un adjetivo, no un nombre, que se usa para describir el lugar de la morada actual de Dios, de Jesús, y de los ángeles y los demonios.

Ef. 1:3-21 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo18 Mi oración es que los ojos de su corazón sean iluminados, para que sepan cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál es la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder, 20 el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentóa su diestra en los lugares celestiales, 21 muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo sino también en el venidero.

Ef. 2:1-6  Y El os dio vida a ustedes, que estaban muertos en sus delitos y pecados, 2 en los cuales anduvieron en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, 5 aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia han sido salvados), 6 y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús

Ef. 3:8-10 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo, 9 y sacar a luz cuál es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios, creador de todas las cosas; 10 a fin de que la infinita sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades (demonios) en las regiones celestiales

Ef. 6:11-12 Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad (demonios) en las regiones celestiales.

a)    Muy probablemente la actividad de los principados y potestades ocurre principalmente en lo que la Biblia llama el “medio del cielo” (cielos). Esta vendría siendo la región intermedia de la gran expansión llamada cielos, entre los cielos que vemos desde la tierra donde vuelan las aves, y el “tercer cielo” o “cielos de los cielos” donde vive Dios.

Ap. 14:6  Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra

Dan 7:9-22  Seguí mirando hasta que se establecieron tronos, y el Anciano de Días (Dios Padre) se sentó (en una procesión judicial que ocurrirá en esta región de los cielos). Su vestidura era blanca como la nieve, y el cabello de su cabeza como lana pura, su trono, llamas de fuego, y sus ruedas, fuego abrasador. 10 Un río de fuego corría, saliendo de delante de El. Miles de millares le servían, y miríadas de miríadas estaban en pie delante de El. El tribunal se sentó, y se abrieron los libros13 Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre (Jesús), que se dirigió al Anciano de Días y fue presentado ante El. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido 21 Mientras yo miraba, este cuerno (el Anticristo) hacía guerra contra los santos (nosotros los creyentes) y prevalecía sobre ellos, 22 hasta que vino el Anciano de Días y se hizo justicia a favor de los santos del Altísimo (en el fin del siglo), y llegó el tiempo cuando los santos tomaron posesión del reino.

b)    Podemos decir que la frase “los lugares celestiales”, describe la realidad de que la expansión que Dios creó llamada “cielos”, tiene múltiples regiones, unas más altas, otras más bajas. En la región más alta se encuentra la morada de Dios, en la más baja se encuentra la tierra junto con las otras cosas que forman parte del espacio como los planetas y las galaxias. Esto solo es un vistazo de lo que es la gran casa de Dios, los cielos y la tierra.

Henry Bruno Henry Bruno (24 Posts)

Henry is a husband, father and missionary. Henry and his wife Aneliz were born and raised in Puerto Rico. Their passion is to see a faithful witness of the Gospel among Jews and Gentiles, in this last hour.


Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Share This!

Let others know!

%d bloggers like this:
Read more:
jesus messiah
Jesus Is The Christ

The European Age: 1000-1500 AD Part 2

Close